Juntos en la montaña rusa

Han sido tantas emociones recogidas en estos últimos meses que no se podrían definir en una sola palabra. Muerte, vida, esperanza, desilusión, amistad, compromiso, suerte… Ha sido la vida misma, como en una vertiginosa montaña rusa. montaña rusa

No sé si he sido capaz de asimilar todas las imágenes que que han pasado por delante en este trepidante viaje, porque, agarrada a mi vagón, una se ha sucedido a la otra y casi sin tiempo para nada, la atención ha tenido que desviarse a otra cosa.

La vida te cambia en un instante. Siete palabras de una simple frase que no han dejado de resonarme durante las últimas semanas. Muchas veces esperamos algo mejor, y no llega; otras recibimos cosas que nos llegan y nos sorprenden y afectan: tanto porque son buenas como porque son malas. Y después están esos acontecimientos que, sin aparentemente cambiar nada, lo transforman todo.

Estos últimos suelen ser los que te recuerdan que lo verdaderamente importante en la vida es tan solo vivir, agarrarte con fuerza al vagón de tu montaña para disfrutar y aprovechar, como puedas, la realidad que se presenta ante ti y compartirla, serenamente y sin molestar demasiado, con los que tienes más cerca.

Porque, como en cualquier atracción, cuando el movimiento marea, nos agarramos fuertemente a quienes a su vez, en ocasiones, necesitan de nuestra mano.

Anuncios

Algo de 2013 me llevo a 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog que es parte de mi día a día aunque escriba cada dos meses.

Las redes sociales te presentan estos días resúmenes del año, informaciones que has compartido, lo que has escrito, los comentarios, los likes…

Afortunadamente la vida está llena de muchas más cosas, la mayoría de ellas no están reflejadas on-line y solo forman parte de esa red de afectos y desafectos en la que vivimos los seres humanos, y en concreto, mis seres humanos.

A muchos de ellos tengo grandes cosas que agradecerles, primero por cruzarse en mi camino en  2013; a algunos por hacerme la vida más fácil, a otros por sacarme una sonrisa, a otros por llamarme en el momento adecuado, y a la gran mayoría por estar ahí cuando ha hecho falta.

Mentiría si dijera que el año 2013 me ha gustado, ha sido raro raro, pero me llevo a 2014 todo lo que he aprendido,  y la mochila se va llenando…  La madurez viene a decirte que la vida está hecha de pasos cortos que te permitan en un momento dar una zancada, y que en esos pasitos está la dicha:  una sonrisa de tus hijos, un abrazo,  un beso, una fiesta, el trabajo bien hecho, algunas palabras sabias…  Incluso un agudo e inteligente comentario a cualquier cosa que escribo…

Espero seguir contando con ustedes para la vida: con los que me encuentro off-line como con los que conecto on-line. Mis mejores deseos para 2014, espero que entre todos podamos hacer de él un año de provecho. Por aquí los sigo recibiendo…

Aquí hay un extracto del informe de WordPress:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 990 veces en 2013. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 17 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

20 años no son nada, ¿o sí?

20 años pueden ser un suspiro o toda una vida.

Ésta es la sensación que experimenté ayer en un grato encuentro con una amiga, compañera de profesión y Universidad, al ver que el tiempo no se había “ensañado” con nosotras.

Hace 20 años que acabamos nuestros estudios de Periodismo en la Universidad de Navarra, donde compartimos más que aulas. En esa fecha,  tuvimos que tomar la decisión sobre qué rumbo tomar en el ámbito del Periodismo,  o de la Comunicación.

FCOM en la actualidad. Fotografía Ángela Paloma Martín @anpamar

FCOM en la actualidad. Fotografía Ángela Paloma Martín @anpamar

En aquel tiempo, muchos de los que salíamos de la Uni pensábamos que la mejor forma de honrar a nuestra vocación, y a los cinco años que dedicamos a formarnos, era bregarnos en los medios tradicionales. Internet quedaba un poco lejos y queríamos poner en práctica aquello que habíamos aprendido en donde fuera: radio, televisión, prensa. No sólo los contenidos de las asignaturas más técnicas, sino también las ideas de aquellas más “humanísticas” y que nos hablaban del ser humano y del sentido y que estuvieron muy presentes en nuestros años de campus: ética, deontología, sociología, …etc.

Otros querían, con el mismo espíritu, seguir investigando en la Comunicación, con mayúsculas, y formar a las generaciones siguientes ¡Cuánta responsabilidad!

Pasados 20 años, toda una vida, la profesión se ha venido abajo poco a poco y es, en estos momentos, cuando todos aquellos valores sobre nuestra responsabilidad social como comunicadores  toman mayor sentido, toman un cariz nuevo.

Y nosotros, los de hace 20 años, intentamos aplicar ese espíritu y no sólo en los medios, también desde los gabinetes, desde los departamentos universitarios, desde las actividades empresariales de todo tipo, desde la infografía, desde la cultura, desde la moda, desde la política… Seguimos siendo comunicadores y somo conscientes de la responsabilidad que ello conlleva.

Ver a mi amiga me llevó en un segundo a Zizur Menor, al Edificio Central y a San Nicolás (pasando por Fuente del Hierro y Esquiroz). Ver mi profesión, la nuestra, con la perspectiva de 20 años me lleva a un largo proceso que la ha convertido en un Do it yourself que no podíamos preveer entonces pero para el que, sin saberlo, ya estábamos preparados.

Universidad de Navarra. www.unav.es

Universidad de Navarra. http://www.unav.es

Y a ello contribuyó, además de los contenidos universitarios, la intensa convivencia  que tuvimos la suerte de disfrutar con personas tan diferentes y dispares:  hizo de nosotros personas con ambición de mejora, con espíritu crítico (a no dar nada por sentado) y con una flexibilidad que, en estos tiempos, resulta indispensable.

Va por ti, Susana, y por todos los que somos FCOM’93. ¡Feliz 20 anivesario!