Cuatro años y… todo sigue igual

O peor.

Hace cuatro años empecé a escribir este blog como respuesta a la incertidumbre que arrojaba la crisis económica, la incapacidad política para abordarla y la desilusión y desafección de la sociedad.

Hace cuatro años hablaba de Comunicación en tiempos revueltos, de cómo hacía falta mayor empatía de los políticos hacia los ciudadanos, de cómo se echaba en falta “el ejemplo de los más visibles”, para poder conseguir un objetivo común.

He hablado de líderes, de cómo gestionar la incertidumbre, de cómo hacer mejor la política, de cómo transmitirla, y no solo a nivel local o nacional, también a nivel internacional: Releyendo diplomacia y empatía, me sorprenden la vigencia de mis palabras en la situación actual que vivimos con la amenaza del terrorismo, con la indiferencia hacia los más afectados por las guerras, por las epidemias, …. ¿De qué raza, o casta,  nos creemos, para pensar que a ellos sí les toca, pero a nosotros, a los nuestros, no?

Tras cuatro años, me desilusionan hasta mis propias palabras alojadas en esa utopía que siempre nos podría salvar y nos permitiría dejar atrás la selva en la que vivimos y en la que solo hay una regla: sobrevivir a toda costa.

Tras cuatro años, llegan los papeles de Panamá, una gota más que desilusiona, aleja y nos desvincula unos de otros en el espacio común en el que a todos nos afecta lo de todos, ese lugar que compartimos… #entreelsueloyelcielo.

12801235_10208054423134237_5184802353768571964_n

 

¿Cómo será dentro de cuatro años? Gracias por estar ahí…al otro lado del teclado.

 

¡Dichosa autoestima!

Si uno se da una vuelta por las redes sociales abundan miles y miles de mensajes y post de un carácter marcadamente psicológico, de autoestima y de ánimo para hacer ver a aquellos que tienen problemas, de cualquier tipo, que la solución está en uno mismo.

Problemas hay unos cuantos en España, la percepción de los problemas es incluso mayor, pero muchos se han quedado en la mera contemplación de los mismos, y en el mal uso de la autoestima: con lo bueno que soy esto no puede estar pasándome a mí.

Es cierto que resulta paradójico que cuando los problemas superan la capacidad personal la solución se encuentre en la autoestima, pero en la productiva: en el esfuerzo de ser mejor, seguir siendo yo y ser capaz de afrontar los cambios que debo iniciar para salir airoso.

La autoestima productiva requiere un esfuerzo

La autoestima productiva requiere un esfuerzo.

Empresarialmente, la tarea es difícil: encontrar una demanda en el mercado que se pueda satisfacer para obtener rentabilidad económica, sorteando las deudas, los obstáculos legales, impositivos, de paro, de bajo consumo… ¡Uf! El desánimo siempre llega aunque hayamos inyectado dosis y dosis de autoestima.

Profesionalmente: salir de lo que se denomina “la zona de confort” para mejorar, innovar, ser mejor y que todo ello te permita continuar ofreciendo un óptimo resultado de tu trabajo. O reinventarte, para no perder el tren que te permite afrontar tus gastos… ¡Uf! Eso obliga a estar siempre atento.

Personalmente: cuántos problemas anímicos, de salud, de relaciones, personales, cambian con sólo enfocar el problema desde un punto de vista diferente; poniendo en valor dos o tres cosas en la vida de cada uno… ¡Uf! Siempre en la lucha.

Conocerse, valorarse, arriesgarse, ser paciente, no tener miedo… eso es la autoestima.

¡Dichosa autoestima… y qué gran reto supone! 

El miedo

El miedo es lo contrario del amor. El miedo te paraliza, el amor te moviliza. El miedo te empuja a ser irresponsable, el amor hace que protejas todo lo que te importa e incluso lo que no forma parte de ti pero te es cercano.

Quiero pensar que actitudes inexplicables que he visto en las últimas semanas, se deban al miedo a perder, el miedo a sufrir, el miedo a arriesgar, el miedo a sacrificar…

Mantener a toda costa lo que tenemos y a veces lo que somos, no es siempre posible. Pero si ese miedo nos empuja a tener actitudes irresponsables, a crear situaciones extremas o a hacer declaraciones altisonantes, no se gana nada; más bien se pierde.

Es época de inseguridad pero la serenidad también debería tener cabida; nos ayudará a hacer la travesía más cómoda aunque el camino se vea… negro.

Gracias Ruth por recordarme la canción de Rosana, “Sin miedo”.