Ser mujer y lo que quieras ser

Un artículo de José Ignacio Torreblanca en su blog Café Steiner me llevó a la experiencia de Anne Marie Slaughter, exitosa profesional en la Administración Obama que, tras dos años al frente de la Unidad de Análisis y Planificación del Departamento de Estado, abandonó su puesto para dedicarse a su familia.

Lee el artículo de Anne Marie Slaughter

Su relato pone en evidencia hasta que punto la mujer-madre en la vida profesional se siente en la encrucijada de decidir si merece la pena dedicar tanto tiempo al trabajo y tan poco a unos hijos adolescentes que la necesitan. Hace referencia también a la “facilidad” de los hombres para relegar la vida familiar a un segundo plano en beneficio de la profesional, considerando la primera como una debilidad.

Creo que esa facilidad es fruto de que la sociedad en su conjunto no se cree que podamos llegar a ser una sociedad igualitaria entre hombres y mujeres, y menos cuando éstas deciden ser madres.

Mucho ha cambiado la situación en los últimos cincuenta años pero todavía hoy, la principal responsabilidad familiar es atribuida a las mujeres. Y eso lo he vivido yo, cuando he tenido que estar fuera de casa por trabajo, y ver la sorpresa en las caras de amig@s y compañer@s porque mi marido llevaba la casa y se hacía cargo de los niños.

No se trata de relegar la maternidad y lo que ello implica por un éxito profesional y laboral; los niños que literalmente “traemos al mundo” nos necesitan. Pero tampoco lo contrario.

La conciliación real de la vida laboral y profesional de las mujeres se logrará cuando como sociedad nos permitamos otro ritmo de vida, otros objetivos, otra competitividad. Ese nuevo escenario permitirá a hombres y mujeres evolucionar a la misma velocidad con más dosis de flexibilidad.

Y como punto de partida está nuestra propia responsabilidad. El principal impulso para las mujeres que quieren tener una vida profesional, no todas tienen las mismas aspiraciones, empieza en nosotras mismas. Huir de tópicos y permitirnos libertad, independencia, tanto en casa como fuera de ella, y que ni la vida familiar ni la laboral nos impida ser lo que de verdad queremos ser.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s