Los libros que me trajeron hasta aquí

Mi pequeño homenaje a los libros que han pasado por mis manos y a todos los que me quedaré sin leer…

Un libro y  una historia son un regalo. Hoy me gustaría recordar las historias de algunos de los libros que me trajeron hasta aquí.

Aprendí a leer con la colección Poquito a poco de Editorial La Galera.  El libro Miau, es de 1970. Después vendría una colección de Dick Bruna, con dibujos y textos sencillos: Cenicienta, El Colegio

Recuerdo con cariño algunos libros de los que se me ha olvidado el título, pero sí recuerdo las imágenes recreadas: como la historia de una niña, sin padre, que lo imaginaba y lo dibujaba, … ¿cómo tendría el pelo?…¿liso, o haciendo caracolillos?…

Poco a poco los clásicos fueron entrando en versiones adaptadas, Oliver Twist, Historia de dos Ciudades, Miguel Strogoff, Sissi…y también los comics de Esther y las aventuras de Puck, Los Hollister, o Los Cinco. De Puck me encantaba que iba a esquiar y vivía en un internado, en Dinamarca; de Los Hollister, su estilo de vida tan americano y de Los Cinco, que no había día en que no vivieran una aventura especial en la que se ponían en peligro. ¿Por qué mi vida era tan aburrida?

De las mil y una peripecias pasé a los misterios de las novelas de mi padre y mi abuelo de Agatha Christie (Hércules Poirot y Miss Marple), Sherlock Holmes y también Perry Mason. Con Christie empezó mi atracción por el humor inglés, su bucólica campiña y su constreñida sociedad que contrastaba con los secretos guardados tras los setos.

A los 14 años leí el primer libro de Caballo de Troya, de J.J. Benítez. Si algo me emocionó de aquella lectura era la impotencia de conocer el final de la historia pero así mismo disfrutar con sus cientos de páginas, me parecía una historia real. Leí hasta el quinto libro de la saga, pero como el primero, ninguno. Después vendrían, entre otros,  cuentos escritos por gente de la Isla; Literatura clásica española, y algunos de origen más lejano: El Principito, de Saint Exupery; El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Marquez; De parte de la princesa muerta, de Kenize Mourad

De mi época universitaria destacaría dos libros: El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl; y la Historia del Arte, de Gombrich. Uno te muestra el camino para sobrevivir en el infierno y el otro para difrutar de la expresión artística, ambos creados por el hombre.

En estos últimos 20 años he leido  un poco de todo pero tengo predilección por la novela histórica y costumbrista: Los pilares de la tierra, Un mundo sin fin y La caída de los gigantes, de Ken Follet; La Fiesta del Chivo, El sueño del Celta, de Vargas Llosa; La Gangrena, de Mercedes Salisachs; Loca de Amor (Juana la Loca, de Catherine Hermary-Vieille); Los navegantes, sobre la primera vuelta al mundo, de Edward Rosset; y London, el recorrido histórico de una ciudad muy especial, desde los romanos hasta la actualidad, de Edward Rutherfurd. Tambien disfruté con la trilogía de Stieg Larsson, y con El clan del oso cavernario y El Valle de los Caballos, de Jean M. Auel, historias en las que los personajes no se comunicaban oralmente.

El último libro que me hizo llorar fue El niño con el pijama de rayas, de John Boyne…más delicada fue  La Casa del propósito especial, del mismo autor; e igual de dulces y entretenidos La Casa de Riverton y El Jardín Olvidado, de Kate Morton.

Y así sin querer, y dejándome en el tintero otros libros, llego al que estoy leyendo hoy,  1Q84, de Haruk Murakami (Libros 1 y 2). ¿A dónde me llevará?

Anuncios

6 pensamientos en “Los libros que me trajeron hasta aquí

  1. uy ¡qué recuerdos!… de repente me llegaron las imágenes de las tapas rojas de los libros de Guillermo Brown, el olor a viejo de los de Alejandro Dumas que me iba prestando mi madre, heredados a su vez de su padre, los gritos que pegué imitando a Tarzán, el pesimismo adolescente en el que tan a gustito se encontraron El extranjero de Camus, o Kafka …. o el descubrimiento unos años después del realismo mágico y la literatura hispanoamericana: La tía Julia y el escribidor -mi preferida años y años-, Cien años de Soledad, El amor en los tiempos del cólera, Conversaciones en la catedral… pufff… y seguiría y seguiría…. Gracias Ana por despertar a tantos durmientes… y si me permites participar en tu homenaje, mis mejores recomendaciones para los dos libros que he leído de Jaume Cabré (Yo confieso y Las voces del Pamano), para los de Felipe Benítez Reyes, Sandor Marai, Restrepo…. chica, qué difícil dejarlo aquí :))

  2. Son tantos…Como hemos crecido con ellos de algunos ni nos acordamos lo que nos marcó en su momento, pero como decía de todos me queda una imagen, un olor y/o un sabor que me sugirió al leerlo… Me he apuntado el de Yo confieso, será el siguiente…

  3. Los cinco, los siete y los que tenía Doña Loli en el GrupoNorte que eran como niografías de personajes famosos super interesantes. Luego vinieron los fáciles, luego nos atrevimos con libros más complejos, ahora entre dìa y noche volvemos a la comida rápida…Lo siento me estoy leyendo el últmo de Pilar Urbano sobre el Rey Juan-Elefantes Carlos…
    …la siguiente generación aportará más al futuro que la nuestra….

  4. A mi también me gusta leer los que te enganchan y ya está, El último Catón, El Ocho, Código da Vinci…La cosa es leer y disfrutar de lo que se lee..
    Insisto, nuestra generación no está perdida… seguramente será la que lidere el cambio, y tenga más posibilidades de adaptarse a lo que venga….más tarde o más temprano…
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s