Por ellos

Empiezo esta entrada con lo que acabé la anterior, con los niños, con nuestros hijos. En las últimas semanas le he dado algunas vueltas a como evitar “hacer una tragedia” sobre la inseguridad que la crisis nos genera pero sin alejarlos excesivamente de la realidad con la que tienen que aprender a convivir.

Precisamente, esta mañana, he leído un reportaje en ABC  sobre la oportunidad que ofrece la crisis para entrenar a los hijos en la cultura del ahorro. Siendo necesaria creo que debemos ir más allá, porque el dinero es un problema circunstancial. La sobreprotección de nosotros, los padres, es más negativa para el desarrollo de los menores que los ajustes económicos. Miro a mis hijos y me pregunto si la cómoda burbuja en la que viven les permitirá ser como ellos quieran ser y hacer lo que se propongan en su vida.

La responsabilidad es nuestra, y estamos tocados. En uno de los comentarios dejados en este blog, se hablaba de nuestra generación, la de los 70, año arriba año abajo, como una generación muerta a la que el sistema, o nosotros mismos, le ha privado de esperanza. Es cierto que nos educaron para un mundo que está pasando a la Historia, pero consciente de ello me resisto a dar la batalla por perdida, especialmente por ellos.

Estoy convencida de que todavía tenemos la responsabilidad de enmendar, de cambiar nuestras prioridades, conseguir ser ejemplo y transmitirles la importancia de ser flexibles, de ser capaces de resolver conflictos, de desarrollar la imaginación y de encontrar siempre una vía por la que canalizar la frustración.  En definitiva de adaptarnos a las nuevas circunstancias, sean las que sean.

Para conseguirlo no creo que haya que aplicar los duros métodos propuestos por Amy Chua, , pero sí enseñarles un camino por el que avanzar solos, desde bien pequeños, aunque sea de una manera guiada. Para ello podríamos tener presente grandes virtudes como las que glosaba Natalia Ginzburg, en una época convulsa como la segunda postguerra : “generosidad, coraje, franqueza, amor al prójimo y deseo de ser y de saber”.

No es una tarea fácil pero en estos tiempos me parece imprescindible, al menos, intentarlo.

Anuncios

4 pensamientos en “Por ellos

  1. Me parece muy interesante tu blog, promete mucho. Te conocí por la entrada de los niños, me llegó tu mensaje, pero el ver que uno de tus primeros libros de referencia han sido los cuentos de Pepa que me transportan directamente a mi infancia… ahí me has tocado.

    • Pepa y Pepe…je je. Hice referencia a Miau porque era el único que tenía a mano para fotografiar…qué bonitos recuerdos ¿verdad? ¡Y qué imágenes se nos quedan de esa época…!
      Inicio este blog sin saber muy bien a donde me lleva pero siempre que podamos compartir espacios comunes, desde cualquier punto de vista, será un placer. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s